Comunidades religiosas

Se denominan comunidades religiosas a todas las asociaciones que se proponen alcanzar un fin religioso mediante la vida en común.

En el cristianismo pueden ser «regulares», es decir, unidos por una regla monástica, como los capítulos de canónigos regulares y los conventos de religiosos y religiosas o «seculares», por ejemplo las congregaciones de sacerdotes, seminarios y colegios clericales. Existen comunidades de esta índole, con acentos diferentes, en el catolicismo, anglicanismo, las Iglesias Ortodoxas y el protestantismo, además de grupos ecuménicos.

El concepto de comunidad religiosa puede ser también aplicado a grupos religiosos de otras religiones, como las comunidades budistas de Sri Lanka, Tailandia, Corea y el Tíbet, donde se reúnen monjes y monjas en monasterios con diversas tradiciones, y al Islam, sobre todo refiriéndonos a las tariqas del sufismo.

Algunas comunidades religiosas católicas:

  • Agustinos
  • Benedictinos
  • Carmelitas
  • Franciscanos
  • Jesuitas